Una guía para pagar menos impuesto a las ganancias
Posted by editor on {DATE}

Qué deducciones hay que tener en cuenta para presentar el formulario 572.
Este mes vence el plazo. Este año se suma una devolución a favor de empleados de menores sueldos.

Llegado febrero, como todos los años, los empleados tienen que juntar y revisar los papeles de los gastos que efectuaron durante todo el año pasado, con el objetivo de disminuir el pago del impuesto a las ganancias 2011. La idea es presentar “el papel” sin apuro pero con la mayor cantidad posible de detalles para abonar lo que corresponde.
El plazo de vencimiento de la declaración jurada anual que hacen las empresas vence a fin de mes, por ese motivo los trabajadores tienen que presentar el formulario 572 informando, y actualizando, las deducciones generales y las cargas de familia que se consideran para la determinación de la retención anual. Si el empleado no lo hace, el resultado es que pagará más de lo que le corresponde. Las empresas no son responsables: sólo reúnen la información y realizan las deducciones que les informan los propios empleados.

Este año, además, se suma la devolución a favor de los empleados de menores sueldos del importe retenido de más, y no reintegrado, originado en los cambios de las deducciones que hizo la AFIP en el 2010. Con un poco menos de suerte corren los empleados despedidos en los últimos dos años, ya que tendrían que reclamarle a la DGI la diferencia de impuesto retenida en exceso, porque sus liquidaciones finales fueron confeccionadas con las tablas viejas.

Antes de tomar lápiz y papel para arrancar con los deberes, lo primero que hay que recordar es que no es una solución mágica, ya que la mayoría de las deducciones y tablas no tienen incorporada la inflación de la última década, pese a que los sueldos subieron nominalmente. O sea que se paga lo que ordena la AFIP, no lo que se debería pagar.

Los trámites, paso a paso La primera tarea es ingresar a la página web de la AFIP (www.afip.gob.ar). Desde ahí, hay que clickear donde dice “formularios” e imprimir el número 572. (Algunas empresas les facilitan el trámite a los empleados ya sea fotocopiando el formulario o “colgándolo” de redes internas o en páginas webs).

Luego de completar los datos personales, si hubo modificaciones hay que actualizar los familiares a cargo que son deducibles en el impuesto y las otras deducciones que permite el régimen. Entre ellas: Los familiares permitidos son: cónyuge (no concubina/o), padres, abuelos y suegros. También los hijos e hijastros, hermanos, nueras y yernos, nietos y bisnietos, todos ellos menores de 24 años, o mayores incapacitados para trabajar. No basta con acreditar sólo el vínculo, ya que para poder deducir a cualquier familiar, éstos no deben haber tenido ingresos anuales mayores a $12.960 (por eso los jubilados quedan afuera); además, tienen que haber residido en el país por lo menos 6 meses –continuos o discontinuos– dentro del año calendario, y estar a cargo del empleado, quien asimismo debe ser el vínculo más cercano para descontarlos. Por ejemplo, ambos padres podrán deducir a sus hijos.

Prepaga: Hay que informar lo que se abona de prepaga y servicios de ambulancia, esto es aparte del aporte obligatorio del 3% para la obra social. Este aporte muchas veces se hace para poder acceder a una mejor prestación médica, para el empleado y sus familiares.

Seguro de vida: No sólo se incluyen los pagos por los seguros voluntarios. Por ejemplo, ¿quién no paga por algo un seguro de vida sin notarlo? Así, se puede computar el seguro pagado al retirar un electrodoméstico en cuotas, o al sacar un préstamo personal o por el descubierto bancario. El tope es de $996,23 anuales.

Donaciones: Cuando se realizaron a entidades reconocidas como exentas por la AFIP. El importe anual permitido es de $2.400.

Servicio doméstico: Lo pagado de sueldo y cargas sociales (formulario 102) durante todo el año es deducible hasta el importe límite de $12.960.

Intereses hipotecarios: Correspondientes a créditos otorgados a partir de enero del 2001, destinados a compra o construcción de vivienda. La ley no exige que sea único inmueble ni que sea a estrenar, tampoco lo condiciona a que provenga de un banco. El tope anual es de $20.000.

Sociedades de garantía recíproca: Aportes efectuados a ese tipo de entidades sin limite de monto. La condición es que esa inversión se mantenga como mínimo por dos años y luego se recupera.

Gastos de sepelio: Realizados por el mismo contribuyente (que a pesar de que fallece, debe pagar impuestos) o por algún familiar a cargo. El total anual es $996,23.

Honorarios médicos: En todas las especialidades; incluso los auxiliares de la medicina: laboratorios, psicólogos, kinesiólogos, etcétera. También se puede deducir lo pagado en dentistas y por medicina estética. Asimismo, se computan los gastos de internación. El importe a considerar es el 40% del total pagado por estos rubros por el empleado y su grupo familiar a cargo. La condición es que no haya sido reintegrado por la obra social. Si el reintegro fue parcial, se deduce lo que no fue reintegrado.

Gastos de movilidad: Los corredores y viajantes de comercio pueden deducir los viáticos y la amortización del vehículo que utilizan.

Impuesto al cheque: Este concepto se informa con una nota, no con el F 572. Corresponde al 34% del impuesto anual retenido por los depósitos bancarios. El crédito figura separado en el resumen bancario.

Revisado y completado el formulario, luego de esta tarea de “ingeniería fiscal”, se firma y se entrega en la oficina de Recursos Humanos de la empresa. El resultado de hacer bien los deberes seguro será pagar menos impuesto.